Memoria de la Revolución Juliana en Ecuador

Artículo de Germán Rodas Chaves para Informe Fracto – México

La posesión de Gonzalo Córdova como Presidente de la República del Ecuador en septiembre de 1924, favoreció la presencia de una dinámica oposición que se constituyó, a manera de réplica, debido al fraude electoral instrumentado por el liberalismo en las elecciones.

Jacinto Jijón, dirigente conservador, acaudilló una revuelta armada en el norte del país que fue sofocada; el sector más radical de orientación socialista fundó el 16 de septiembre del mismo año de 1924 el “Grupo Antorcha”, mientras en las filas del ejército la joven oficialidad, también al calor de las ideas de cambio, se aprestaba a irrumpir en contra del orden -viciado de incertidumbres y de inestabilidad de toda naturaleza- bajo el nombre  de La Liga Militar.

El ambiente político en referencia fue tornándose adicionalmente dramático, tanto más que el Presidente Córdova tuvo largas ausencias de la Casa de Gobierno y del ejercicio del poder real debido a su complicada situación de salud. A la circunstancia señalada, se debe agregar que el  soporte del régimen de Córdova, el poder bancario de Guayaquil, comenzó a tambalearse como producto de la crisis del Estado liberal que habían sustentado.

Es en el marco de la realidad descrita, que el movimiento de la oficialidad joven del ejército actuó en contra de la superioridad politizada y provocó un golpe militar, el 9 de julio de 1925, que defenestró a Córdova y que en la historia ecuatoriana se conoce como la Revolución Juliana.

La referida revolución no solamente cuestionó el ejercicio del régimen de Córdova, sino que surgió como una respuesta frente al comportamiento inescrupuloso propiciado por los sectores hegemónicos del país que habían gobernado en el último periodo, lo cual, además, significó enfrentar a la bancocracia que lideraba el Banco Comercial y Agrícola.

El comportamiento lleno de corruptelas a las que me refiero, constituyó el resultado de la crisis a la que fueron conducidos los poderosos grupos oligárquicos comerciales y financieros del país a propósito de la debacle del modelo cacaotero.

La oficialidad joven del ejército fue receptiva ante la realidad descrita, en el contexto de un panorama más amplio en el cual el pensamiento crítico y las ideas de cambio comenzaron a tener un espacio notable.

Tanto es aquello así, que a los pocos días de la Revolución Juliana el Grupo Antorcha se constituyó en núcleo socialista dispuesto a dirigir, en lo posible, la Revolución Juliana y a construir el partido socialista.

Por todos los antecedentes señalados, esta etapa histórica ecuatoriana debe ser estudiada con mirada escrutadora, porque no fue un episodio aislado que se produjo en la vida nacional –tanto más que logró cambios importantes en el modelo económico y social- sino porque su presencia ha dejado una huella que debemos redimensionarla adecuadamente si estamos comprometidos a comprender los hitos que han contribuido en la construcción del estado nacional.