Latinoamérica en Eloy Alfaro

Artículo de Germán Rodas Chaves para Informe Fracto-México

A mediados del siglo XlX en gran parte de Latinoamérica se desarrollaron revoluciones liberales, con tipologías propias de cada país, que en sus afanes comunes tuvieron el propósito de transformar los arcaicos arquetipos económico-sociales y, adicionalmente, articular a los grupos comerciales y financieros -que emergieron en esos años- al nuevo orden continental y mundial en ciernes.

El proceso iniciado el 5 de junio de 1895 en el Ecuador –hace ya 125 años- permitió el ascenso al poder del liberalismo y de su líder Eloy Alfaro convirtiéndose, además, en la última de las revoluciones liberales decimonónicas de la región.

No obstante, para el discernimiento exhaustivo del contexto histórico ecuatoriano, es indispensable señalar que también irrumpió en la construcción del pensamiento de Alfaro -a propósito de sus largas estancias lejos de su patria- su proximidad con pensadores y políticos liberales del continente, quienes moldearon algunas de las determinaciones ideológicas del ecuatoriano ilustre, más allá del reconocimiento de sus convicciones plenamente evidenciadas desde los primeros momentos en que se confrontó con poder conservador ecuatoriano.

En efecto, cuando apenas contaba con 22 años, Eloy Alfaro Delgado experimentó el exilio –desarraigo doloroso de su entorno más próximo- debido a la fallida revuelta en contra de García Moreno en 1864, asonada en la cual Alfaro estuvo involucrado. Salió entonces del país y permaneció en Panamá. Subsiguientemente retornó en el mismo año de 1864 al Ecuador para insistir en la confrontación al Presidente conservador, pero a causa del fracaso en este nuevo intento, tuvo que retornar a Panamá, en donde vivió ininterrumpidamente hasta 1882.

Su estancia en el Istmo le permitió dedicarse a las actividades comerciales y familiares, pero también constituyó el tablado para una serie de reuniones con dirigentes liberales y radicales de los más variados países del continente, como por ejemplo con aquellos que propiciaban la independencia cubana.

En junio de 1882 Alfaro volvió al Ecuador para combatir al Presidente Ignacio de Veintemilla; luego de batallar, sin éxito, en este empeño durante cuatro meses, regresó a Panamá, desde donde retornó, una vez más, a su patria a fin de incorporarse a las nuevas jornadas en contra del dictador Veintemilla, el mismo que fue sustituido en 1883 por José María Caamaño, Presidente a quien enfrentó con osadía Eloy Alfaro y circunstancia que provocó que en 1884 el luchador insigne debiera sobrellevar un nuevo ostracismo.

A causa de lo referido, Alfaro residió en 1885 en Colombia y luego en Nicaragua. Posteriormente tuvo  una estancia prolongada en Lima. Allí vivió entre 1886 y 1889. Desde esta ciudad y en el propio año de 1889 se trasladó a Buenos Aires y a Montevideo. Siguió el periplo hacia Venezuela y luego continuó hacia New York, desde donde se dirigió a Centroamérica, permaneciendo durante un lustro en diferentes países de esa región, lo cual le permitió -por el prestigio y reconocimiento que había logrado- desempeñarse como mediador de una guerra a punto de estallar, en 1890, entre Guatemala, Honduras y El Salvador.

En estos años de tránsito por América, Alfaro mantuvo acercamiento y amistad con figuras de valía y trascendencia histórica. Se encontró con el patriota cubano Antonio Maceo en Lima, conoció allí mismo al autor de “Las Tradiciones Peruanas” Ricardo Palma; amistó en Santiago de Chile con el Presidente Balmaceda; estableció relaciones políticas en Argentina con Bartolomé Mitre, fundador del Partido radical; en Venezuela se reunió con el Presidente Joaquín Crespo e inició allí su amistad con el refugiado colombiano José María Vargas Vila; en New York se acercó a los círculos independentistas de la Isla Mayor de las Antillas que dirigía José Martí y se acercó a los entornos del poder de su amigo nicaragüense José Santos Zelaya.

Fue, en resumen, un tiempo de vivificante experiencia que le sirvió a Alfaro para recibir la adhesión a su lucha por parte de quienes lo habían antecedido en igual propósito; un espacio que le permitió compenetrarse con el modelo político que se hallaba en plena construcción en algunos paises latinoamericanos; y no cabe duda que se constituyó en una circunstancia para propiciar la solidaridad activa entre los líderes del liberalismo continental, en la perspectiva de formar una red de apoyo para el ejercicio del poder.

Cuando Eloy Alfaro fue llamado en 1895 como Jefe Supremo del Ecuador, partió desde Nicaragua con el apoyo logístico y económico del régimen de Santos Zelaya. Poco antes, en enero de 1895 la Asamblea Legislativa de ese país lo designó como General de la República.

Se puede afirmar con convicción, que Eloy Alfaro Delgado en su trajín experimentó un tiempo de formación en el crisol de las experiencias de la lucha latinoamericana; por ello, y por su adhesión -cuando ejerció la Presidencia del Ecuador- a las fundamentales causas de los paises de nuestro continente, Alfaro no es únicamente un referente de su país, sino de la región.